Consejos para ahorrar en calefacción

En el hemisferio norte, con octubre llega el frío y llega la necesidad de calentar la casa. La calefacción representa casi la mitad (cerca del 46%) del consumo energético de los hogares españoles, conforme un informe del Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE). Con el aumento del precio de la energía lo que nos dejamos en electricidad y gas cada mes un pedazo importante de nuestro presupuesto. En consecuencia, para tener controlados nuestros gastos es indispensable observar lo que consumimos en calefacción.

ahorrar calefaccion

El aislamiento: ni dejar salir, ni dejar entrar

Sea cual sea la forma de calentar la casa, sin un buen aislamiento jamás tendremos un sistema de calefacción eficaz. Si no dejamos salir el calor y entrar el frío, no necesitaremos restituir la energía perdida.

  • Ventilar lo justo: Evidentemente, hay instantes en los que, por comodidad, hay que ventilar las habitaciones. Desde el IDAE, lo que aconsejan es dejar abiertas las ventanas como máximo 10 min., tiempo preciso para  la renovación del aire de la estancia sin enfriar las paredes y el suelo. Eso evita la necesidad de consumir más energía de la precisa para recalentar el aire.
  • Encontrar las rendijas: Hay que comprobar puertas y ventanas, localizar los sitios por donde se filtra el aire frío del exterior y buscar la manera más segura y recomendable de impedir que eso suceda. En el caso de las filtraciones que debemos dejar abiertas por seguridad (salidas de humos y rejas de ventilación) lo mejor es dejar cerradas las puertas de esas habitaciones cuando no las estemos utilizando. Conforme el IDAE, esa simple medida puede reducir hasta un 30% de nuestro gasto en combustible.
  • El aire (en el radiador) no calienta: Los radiadores de agua funcionan calentando agua en la caldera y  se reparte a los radiadores y esta calienta estos. Si sus radiadores son de ese tipo, al menos una vez al año (preferiblemente antes de que comience el frío) se recomienda purgarlos. Así el agua puede circular de forma libre y la eficacia y el ahorro de los radiadores aumenta.
  • La luz es calor: Tenemos que ser conscientes de que cada cm³ de luz es esencial en el momento de asegurar el confort de una residencia. Si la casa tiene ventanas que reciben sol mantenga las persianas y las cortinas abiertas durante el día para capturar esta luz y calor y ciérrelas de noche para fortalecer el aislamiento.
  • Los radiadores no son una secadora: La mejor manera de secar la ropa es dejarla al aire. Poner la colada sobre los radiadores no solo llena el aire de una humedad incómoda sino que reduce la eficacia de su calefacción y aumenta el consumo.

De radiadores y termostatos

Conforme el IDAE, el 90% de los hogares de España tienen calefacción instalada y de ellos, más de un 80% tienen un sistema de calefacción individual. La opción preferida en la mayoría de los casos es la caldera (50% de las viviendas) seguidas de los radiadores eléctricos y los equipos de aire acondicionado con bomba de calor.

  • Tenga un termostato a mano: Un sistema que encienda y apague la calefacción de forma automáticamente teniendo en cuenta la temperatura de la casa es “prácticamente indispensable”, conforme el IDAE. En las casas con radiadores también es posible instalar un termostato individual en cada uno de ellos de ellos.
  • Una caldera a 70ºC: Las calderas poseen otra temperatura a tener en consideración, que es la del interior de la caldera. Hay que preguntar con el instalador cuál es el nivel adecuado para nuestra caldera. Normalmente, el IDAE aconseja preservar las calderas a 70ºC. Esto no solo reduce las pérdidas de energía, sino evita que el exceso de temperatura genere sensación de incomodidad o bien provoque manchas en las paredes.
  • La temperatura de confort. Desde el IDAE se aconseja que la temperatura mas optima para nuestra vida diaria fluctúa entre los 19ºC y los 21ºC, mientras que para dormir, la temperatura recomendada va de los 15ºC a los 17ºC. También hay que tener en cuenta que las temperaturas superiores a los 23ºC resecan el aire y provocan sensación de incomodidad. Hay que recordar que 1º más de temperatura supone un 7% extra de gasto de combustible, con lo que es buena idea pensar en otras alternativas (como una manta o bien un jersey),  antes de tocar el termostato.
  • Cada temperatura a su hora: Cada vez existen más hogares que programan el funcionamiento de la calefacción ya sea mediante el termostato o por un smartphone. Ajustar el encendido y el apagado de la calefacción a nuestros horarios nos permitirá ahorrar energía. Como es natural, si no estamos en casa hay que dejar la calefacción apagada o al mínimo.
Anuncios