Consejos mantenimiento termos

Cada vez hay más personas que escogen la instalación de un termo eléctrico en sus hogares dadas los beneficios que ofrece, como la velocidad y la perseverancia de temperatura en el calentamiento del agua y la posibilidad de prescindir de la instalación de gas en casa. El inconveniente surge cuando se advierte una avería, pues habitualmente, si no se ha hecho un mantenimiento conveniente, puede requerir la sustitución del aparato o bien de alguna de sus piezas. Ahora te mostramos unos consejos de mantenimiento y, si se te rompe, de cara a su reparación.

Reoparaciontermo

Reparacioncalderascondensacion.wordpress.com Hemos consultado a los especialistas de Reparacion de calderas Madrid, empresa experta en reparaciones y mantenimiento de Calderas y Termos Electricos. Nos han indicado que en el 90% de los casos la avería se genera por ruptura interna del aparato. Otros casos frecuentes de avería son las fugas y las rupturas de las válvulas de seguridad y de los manguitos electrolíticos. Por este motivo, para eludir este ‘disgusto’ con la avería de tu termo eléctrico, Reparacion de Calderas Madrid nos ha indicado varios consejos un correcto funcionamiento de su termo eléctrico:

  1. Se recomienda apagar el termo si te marchas de vacaciones o vas a estar un largo periodo de tiempo fuera de casa, recuerda que debes apagarlo y desconectarlo para eludir su deterioro.
  2. Un uso correcto no escogiendo la máxima temperatura, sino la recomendada conforme el empleo que se haga. De este modo se evitarán inconvenientes, y además de esto, se ahorrará en la factura de electricidad.Siempre y en todo momento es conveniente revisar la información las reglas de seguridad, sus propiedades y el mantenimiento del aparato. Aparte de la calidad del producto, el adecuado funcionamiento del termo se encuentra en una buena instalación por la parte de un profesional cualificado.
  3. Las averías en esta clase de termos se deben al agotamiento de su periodo de vida, por norma general es  aproximadamente cada 5 años y si hay que hacer cambio de alguna pieza solamente utilizar repuestos originales. La duración del tiempo de vida es directamente proporcional a la calidad de este.
  4.  En el 90% de los casos la avería se genera por rupturas internas, fugas, o bien fallo de alguna de sus piezas básicas. En estos casos, lo más conveniente es asistir a un especialista para la reparación. No obstante, existen fáciles pasos que nos van a ayudar a diagnosticar y prevenir el mal estado del termo:
    • Fugas: intenta advertir si tu caldera hace ruidos de goteo o bien siseos infrecuentes, por el hecho de que puede señalar que esté padeciendo una fuga. En un caso así, habría que revisar si es consecuencia de que la temperatura del termostato sea elevada, de que no fluya suficiente agua o de que existan inconvenientes de presión.
    • Roturas: las rupturas implican la salida de agua del termo al exterior a través del mecanismo perjudicado. Para evitarlas invierte en productos de calidad y asegúrate que la instalación sea la conveniente.
  5. Es esencial conocer de qué forma debemos actuar en el caso de avería. Cuando se adviertan inconvenientes en el termo, tras pedir la asistencia de un especialista, hay que adoptar una serie de medidas que asistan a supervisar las pérdidas de agua. Para eludir fugas rebosantes o bien inundación del piso del hogar, la primera cosa que debemos hacer es cerrar la llave de paso de entrada de agua al termo, y más tarde, dejar abiertos los grifos de agua caliente de la casa. De este modo, lograremos vaciar el contenido del termo y evitaremos su salida incontrolada al exterior.

Haz que un fontanero realice una revisión periódica de tu termo…

Ante todo, no intentes reparar solo cualquier avería del termo, déjaselo a un profesional al tratarse de elementos peligrosos como son agua mas electricidad. Todos y cada uno de los termos eléctricos deben contar con un mantenimiento en el que se revise periódicamente su estado por la parte de un especialista. Es conveniente repasar el estado del termo y de sus componentes una vez al año.

Consejos para ahorrar en calefacción

En el hemisferio norte, con octubre llega el frío y llega la necesidad de calentar la casa. La calefacción representa casi la mitad (cerca del 46%) del consumo energético de los hogares españoles, conforme un informe del Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE). Con el aumento del precio de la energía lo que nos dejamos en electricidad y gas cada mes un pedazo importante de nuestro presupuesto. En consecuencia, para tener controlados nuestros gastos es indispensable observar lo que consumimos en calefacción.

ahorrar calefaccion

El aislamiento: ni dejar salir, ni dejar entrar

Sea cual sea la forma de calentar la casa, sin un buen aislamiento jamás tendremos un sistema de calefacción eficaz. Si no dejamos salir el calor y entrar el frío, no necesitaremos restituir la energía perdida.

  • Ventilar lo justo: Evidentemente, hay instantes en los que, por comodidad, hay que ventilar las habitaciones. Desde el IDAE, lo que aconsejan es dejar abiertas las ventanas como máximo 10 min., tiempo preciso para  la renovación del aire de la estancia sin enfriar las paredes y el suelo. Eso evita la necesidad de consumir más energía de la precisa para recalentar el aire.
  • Encontrar las rendijas: Hay que comprobar puertas y ventanas, localizar los sitios por donde se filtra el aire frío del exterior y buscar la manera más segura y recomendable de impedir que eso suceda. En el caso de las filtraciones que debemos dejar abiertas por seguridad (salidas de humos y rejas de ventilación) lo mejor es dejar cerradas las puertas de esas habitaciones cuando no las estemos utilizando. Conforme el IDAE, esa simple medida puede reducir hasta un 30% de nuestro gasto en combustible.
  • El aire (en el radiador) no calienta: Los radiadores de agua funcionan calentando agua en la caldera y  se reparte a los radiadores y esta calienta estos. Si sus radiadores son de ese tipo, al menos una vez al año (preferiblemente antes de que comience el frío) se recomienda purgarlos. Así el agua puede circular de forma libre y la eficacia y el ahorro de los radiadores aumenta.
  • La luz es calor: Tenemos que ser conscientes de que cada cm³ de luz es esencial en el momento de asegurar el confort de una residencia. Si la casa tiene ventanas que reciben sol mantenga las persianas y las cortinas abiertas durante el día para capturar esta luz y calor y ciérrelas de noche para fortalecer el aislamiento.
  • Los radiadores no son una secadora: La mejor manera de secar la ropa es dejarla al aire. Poner la colada sobre los radiadores no solo llena el aire de una humedad incómoda sino que reduce la eficacia de su calefacción y aumenta el consumo.

De radiadores y termostatos

Conforme el IDAE, el 90% de los hogares de España tienen calefacción instalada y de ellos, más de un 80% tienen un sistema de calefacción individual. La opción preferida en la mayoría de los casos es la caldera (50% de las viviendas) seguidas de los radiadores eléctricos y los equipos de aire acondicionado con bomba de calor.

  • Tenga un termostato a mano: Un sistema que encienda y apague la calefacción de forma automáticamente teniendo en cuenta la temperatura de la casa es “prácticamente indispensable”, conforme el IDAE. En las casas con radiadores también es posible instalar un termostato individual en cada uno de ellos de ellos.
  • Una caldera a 70ºC: Las calderas poseen otra temperatura a tener en consideración, que es la del interior de la caldera. Hay que preguntar con el instalador cuál es el nivel adecuado para nuestra caldera. Normalmente, el IDAE aconseja preservar las calderas a 70ºC. Esto no solo reduce las pérdidas de energía, sino evita que el exceso de temperatura genere sensación de incomodidad o bien provoque manchas en las paredes.
  • La temperatura de confort. Desde el IDAE se aconseja que la temperatura mas optima para nuestra vida diaria fluctúa entre los 19ºC y los 21ºC, mientras que para dormir, la temperatura recomendada va de los 15ºC a los 17ºC. También hay que tener en cuenta que las temperaturas superiores a los 23ºC resecan el aire y provocan sensación de incomodidad. Hay que recordar que 1º más de temperatura supone un 7% extra de gasto de combustible, con lo que es buena idea pensar en otras alternativas (como una manta o bien un jersey),  antes de tocar el termostato.
  • Cada temperatura a su hora: Cada vez existen más hogares que programan el funcionamiento de la calefacción ya sea mediante el termostato o por un smartphone. Ajustar el encendido y el apagado de la calefacción a nuestros horarios nos permitirá ahorrar energía. Como es natural, si no estamos en casa hay que dejar la calefacción apagada o al mínimo.

Como ahorrar en casa FÁCIL

 

Aislamiento:

Instala doble acristalamiento en vez de doble ventana, en tanto que si bien es más costoso, asimismo se generará un ahorro mayor.

En el momento de efectuar reformas en tu residencia, no vaconsejos para ahorrarciles en poner un aislamiento térmico en los cerramientos exteriores.

 

Calefacción:
Para ventilar la casa son suficientes diez o quince minutos.

Prefiere en este orden: solar, biogás, biomasa, leña, gas natural, propano o bien butano. Evita la electricidad.

No tapes las fuentes de calor con cortinas, muebles o bien elementos afines.

Instala un termostato en la calefacción y regula para una temperatura de no más de 20º C en invierno, por cada grado auxiliar vas a gastar más o menos un cinco por ciento más de energía.

No abras las ventanas con la calefacción encendida.

Examina periódicamente el estado de la caldera con su empresa de reparacion de calderas de confianza, aumentará su eficacia y su duración.

Cierra los radiadores que no precises y apaga totalmente la calefacción si tu casa estará desocupada.

 

 

Iluminación:

Mantén limpias las bombillas, cilindros fluorescentes y reflectores.

Apaga las luces al salir de las habitaciones.

Usa luces próximas para trabajos como leer, estudiar… y suprime las luces indirectas que suponen gran consumo al tener que ser de mayor potencia.
Reemplaza las bombillas “normales” por otras de bajo consumo. El costo de adquiere es mayor mas amortizarás pronto la inversión puesto que consumen un ochenta por ciento menos y duran ocho veces más.

Aprovecha la luz del día.

Si tienes instalados cilindros fluorescentes, continua empleándolos, consumen mucho menos que las bombillas tradicionales, un electricista te cobrará poco por dicho servicio.

Usa balastos electrónicos en lugar de imantados en los cilindros fluorescentes, y no los dejes encendidos si no los vas a emplear. Ya no consumen mucho al encenderse.

 

Electrodomésticos:

A través de esta clasificación, se pueden cotejar electrodomésticos del mismo tipo. De esta manera, si se escoge una lavadora de clase A, se consumirá menos de la mitad que otra de clase Y también, lo que va a suponer un ahorro muy grande durante la vida útil de la lavadora.

Al adquirir un electrodoméstico fíjate en su etiqueta energética. En ella se señalan diferentes características: el grado de eficacia energética, el nivel de estruendos, el consumo de agua. La escala es de siete letras de la A a la G siendo la A la que señala máxima eficacia. Si bien el costo inicial de los más eficaces sea mayor es una inversión que se amortiza en un medio plazo. Un electrodoméstico con buena eficiencia energética y correctamente revisado por un tecnico de reparacion electrodomesticos.
Emplearlos preferiblemente a la noche, cuando la demanda de energía es más baja.

Ten presente el etiquetado energético en los electrodomésticos
El etiquetado energético notifica al usuario sobre el consumo de energía y otros datos complementarios relativos a cada género de aparato durante su vida, por ejemplo: el estruendos, la eficiencia de secado y de lavado, el ciclo de vida normal, etcétera Esta clase de información aparece en aparatos eléctricos como los frigos, congeladores, lavadoras-secadoras y lavaplatos e inclusive asimismo en fuentes de luz como son las lámparas.
Las clases de eficacia energética se pueden abarcar en 7 categorías desde la letra A hasta la letra G:

Para un lavado más respetuoso con el medio entorno
Lava en frío o bien baja temperatura, el noventa por ciento de la electricidad que se consume es para calentar el agua. Usa preferiblemente los ciclos de lavado a 30º o bien cuarenta º y evita los de noventa º.

En el momento de lavar los platos:
Escoge el programa más económico: este limita el consumo de agua y calienta a una temperatura conveniente (50º C).

Evita aclarar los platos ya antes de ponerlos en el lavavajillas.

Emplea limpiadores ecológicos.

Para un empleo eficaz de la nevera:
El frigo sitúalo distanciado de las fuentes de calor y con suficiente ventilación.

Mantén una distancia mínima entre la nevera y la pared.

Deja que los comestibles calientes se enfríen totalmente ya antes de ponerlos en la nevera.

Evita sostener la puerta abierta mucho tiempo: puede ahorrar hasta un cinco por ciento de energía.

Descongelar cuando la capa de hielo supere los cinco mm.

Descongelando los comestibles dentro de la nevera aprovechamos la energía que se ha empleado para congelarlos.

Para el lavado llena la lavadora y emplea programas económicos.
Emplea la dosis de limpiador recomendada por el fabricante.

Limpia periódicamente los filtros, un inmejorable desempeño garantiza un menor consumo.

Limita el empleo del prelavado a las prendas muy sucias.

 

El gasto de los electrodomésticos “en reposo”:
Muchos electrodomésticos prosiguen consumiendo energía mientras que están apagados. Son los que quedan con un conduzco encendido en situación de reposo o bien stand by a la espera de que alguien accione el mando, o bien los que marchan con corriente continua y también incorporan un transformador que continúa siempre y en toda circunstancia encendido (radiocasetes, minicadenas, etcétera), o bien otros que continúan encendidos se empleen o bien no, como el vídeo, el amplificador de antena o bien el teléfono sin hilo. Estos consumos, pequeños mas permanentes, pueden hacer que un aparato consuma más energía en el tiempo que está en espera, que en el que está en empleo. Por este motivo apaga los aparatos que queden conectados de manera permanente a la red, demanda a los fabricantes que señalen en las etiquetas el consumo en reposo del aparato y escoge aparatos que no registren consumos internos cuando no se utilicen.

 

Aire acondicionado:

Cierra las ventanas y baja las persianas en las horas de sobra calor y ábrelas cuando refresque.

Mantén limpios los filtros del aire acondicionado y no lo utilices con las ventanas abiertas.

Poner el aparato de aire acondicionado en una parte sombreada. Si lo pones al sol su consumo va a ser considerablemente mayor.

Emplearlo siempre y en toda circunstancia a una temperatura razonable, el frío excesivo aumenta sensiblemente el consumo de energía. Recuerda tener su equipo totalmente revisado por un tecnico de reparacion de aire acondicionado para que su vida útil aumente.

Ya antes de adquirir un aparato de aire acondicionado, propónte si verdaderamente lo precisas. Existen posibilidades de refrigeración más asequibles y ecológicas (toldos, ventiladores, etcétera).

 

 

Agua caliente:

Ahorrando agua caliente ahorramos energía. Todos y cada uno de los consejos para ahorrar agua son válidos para ahorrar energía.

Una temperatura del agua de 40º C basta para ducharse. Regula el calentador a esa temperatura para eludir calentar agua y después enfriarla mezclándola.
Ordenadores:

El monitor es el primordial responsable del gasto eléctrico de los ordenadores y su tamaño determina su consumo energético. El salvapantallas que implica un ahorro significativo es el que marcha en modo black screen (pantalla en negro). Se recomienda un tiempo de diez minutos a fin de que entre en funcionamiento.

Adquiere ordenadores que estén dotados de sistemas de ahorro de energía. Entre los logos más extendidos es el conocido como Energy Star de la Agencia de protección ambiental de Estados Unidos que garantiza que cada componente tiene un consumo inferior a treinta W.

 

Cocina y horno:

Tapando las ollas, cazuelas y sartenes lograremos ahorrar un veinticinco por ciento de energía.

No emplear el horno para cocinar pequeñas cantidades de comestibles, ni para recalentar o bien descongelar.

La opción mejor para cocinar es el gas natural o bien butano, mas debemos sostener en buen estado los quemadores y eludir que la llama exceda el fondo de los recipientes.

Cocinar con olla a presión y con poca agua supone un ahorro del cincuenta por ciento de energía.

No abrir la puerta del horno si no es indispensable.